¿PUEDE EL DISEÑO DE OFICINA MEJORAR LA EFICIENCIA?

Inicio  /  ¿PUEDE EL DISEÑO DE OFICINA MEJORAR LA EFICIENCIA?
¿PUEDE EL DISEÑO DE OFICINA MEJORAR LA EFICIENCIA?

Un espacio de trabajo bien diseñado puede facilitar la ejecución de tareas, impulsar la creatividad, tener efectos positivos sobre la salud y aumentar el nivel de bienestar de las personas.

Estudios realizados por la Universidad de Harvard concluyeron que las capacidades cognitivas asociadas a actividades como tomar una decisión o prestar atención a una tarea se ven influenciadas significativamente por el entorno. ¿Cómo es esto posible? El aumento de la productividad puede deberse a factores que faciliten el trabajo mediante las condiciones físicas y estéticas de un espacio, las condiciones de acústica y climatización y también el equipamiento y mobiliario funcional y modular. Es importante también crear una atmósfera de productividad en el sitio de trabajo. Las empresas de hoy crean una cultura, valores y objetivos. Entonces, antes de diseñar el espacio de trabajo se debe identificar la misión de la empresa y comunicarla al equipo, para que cada persona conozca y desarrolle su papel en la búsqueda de ese logro. Luego se diseñará un espacio de trabajo que refleje esa cultura, facilite alcanzar la misión y promueva la salud y bienestar. Un paso necesario en el diseño de oficinas es analizar las actividades clave de la empresa y traducirlas en espacios integrales y flexibles. La revisión de los procesos de la empresa y cómo se ejecutan permitirá escoger qué espacios incorporar de una lista de posibilidades que incluye: espacios para el trabajo individual donde se requiere mayor concentración, áreas para cowork o trabajo colaborativo, espacios de trabajo manual o talleres, espacios de recepción y atención a clientes, espacios de descanso, alimentación y recreación, entre otros.

Ante el gran rango de posibilidades, cabe preguntarse: ¿Existe una metodología o marco que sirva de mapa a la hora de diseñar espacios de trabajo? ¡La respuesta es sí!. En Dunati, creemos que existen puntos claves que deciden y sirven como camino para llegar a un resultado que refleje funcionalidad, confort y comodidad, contribuyendo al bienestar del equipo.

A continuación, mencionaremos, lo que consideramos grandes pilares al momento de organizar áreas y espacios de un equipo de trabajo, enfocándonos siempre a convertir el entorno, en un lugar ideal.

Por medio de un plano arquitectónico podemos evidenciar la ubicación de suministros básicos como por ejemplo, agua, cañerías, electricidad, y puntos de electricidad y red. Puntos claves al comenzar una zonificación, aquellas ubicaciones trazan a gran escala las zonas de circulación y zonas de trabajo.

En tanto la acústica y climatización son grandes conceptos a abordar, definiendo calidad de aires, ventilación artificial, sensación térmica óptima y sectores de menor y mayor contaminación acústica. Teniendo un parámetro de ubicación y rendimiento es cómo podemos comenzar la distribución de espacios de trabajo y espacios comunes.

La iluminación se divide en dos grandes caminos, la luz artificial y luz natural. Nuestra recomendación es aprovechar eficientemente la luz natural, definiendo áreas en donde la luz natural sea suficiente para un uso óptimo, ya que la luz tiene influencia sobre la productividad laboral. En el caso de zonas de trabajo, es necesario definir la actividad a desarrollar y de esa manera escoger luminarias capaces de brindar el lux recomendado para trabajar.

Un eje que debe regir ante todo diseño es el nivel de accesibilidad. Considerar espacios útiles en pasillos, ejes de giro para sillas de ruedas, rampas y mobiliario con medidas que cumplan las necesidades de movilidad reducidas.

La arquitectura e interiorismo debe estar guiada por los valores de la compañía, teniendo en consideración que los elementos visuales como el color de la oficina, materialidades o revestimientos, gráfica, entre otros, son el motor de la experiencia tanto para el equipo como para clientes.

Como último y no menos importante pilar clave es el mobiliario. Desde siempre hemos entendido los muebles como necesarios, pero muy pocas veces se fomenta la funcionalidad y la modulación de estos. Debemos comprender que el trabajo de hoy en día se rige por el dinamismo y la versatilidad. Para nosotros, cada persona es un elemento importante, es nuestro deber entregar las herramientas no solo necesarias, sino además las que enriquezcan la productividad, ergonomía y bienestar laboral.

¿Qué ocurre cuando no se cumple con condiciones mínimas en estas seis áreas? Estamos en presencia de un espacio de trabajo que puede afectar negativamente tanto al equipo como a las empresa. Las evidencias son contundentes: hay una correlación directa entre buen diseño del espacio y productividad. En consecuencia, el diseño y la planificación del espacio no pueden evitarse si queremos remediar una baja productividad.

En Dunati estamos convencidos de que la inversión en mejores espacios se recupera cuando consideramos el valor que el cambio agrega en términos de productividad, retención de un equipo valioso y captación de nuevos talentos. Un sitio de trabajo apropiado y cómodo hará que sus colaboradores se sientan más comprometidos y les permitirá alcanzar su máximo potencial de aporte.

¿Cómo evalúas tu espacio de trabajo en términos de diseño, cultura de la compañía, experiencia de usuario, funcionalidad y ergonomía? Somos un equipo multidisciplinario dispuesto a atender los requerimientos y desafíos que cada proyecto conlleva. En Dunati asesoramos tus ideas.