LOS 3 EJES PARA EL TRABAJO PRESENCIAL POST-PANDEMIA

Inicio  /  LOS 3 EJES PARA EL TRABAJO PRESENCIAL POST-PANDEMIA
LOS 3 EJES PARA EL TRABAJO PRESENCIAL POST-PANDEMIA

Año 2020, nadie preveía que se acercaban tiempos de grandes cambios. La cultura del trabajo remoto, a pesar de no ser algo nuevo, llegó repentinamente a casi todas las empresas y rápidamente tuvimos que aprender sobre organización, metodología y comunicación virtual.

En cada hogar surgieron espacios de trabajo... improvisados, muchas veces un tanto incomodo en donde poco a poco nos dimos cuenta y fuimos entendiendo la importancia del mobiliario adecuado para una jornada tradicional de trabajo.

Han pasado varios meses y el retorno laboral avanza, tomando fuerza con cada semana que pasa.

El virus y los contagios no han terminado, pero tras un tiempo de experiencia ya tenemos cierto conocimiento y entrenamiento de las conductas apropiadas para practicar la prevención y que la vuelta a las oficinas sea de forma segura.

Hasta antes de este acontecer, la cultura laboral implementaba espacios de trabajo colaborativos, en donde la conexión y la comunicación del equipo es fundamental y se llevaba a cabo de forma libre y espontánea. Al momento de planificar áreas y espacios laborales, era común diseñar en función de la interacción del equipo, en donde las personas compartían ideas, de ese modo se coordinaban hacia resultados compartidos.

Con el uso de estaciones de trabajo grupales, brindamos conexión para las personas sin impedir privacidad y orden. El uso de mesas de reunión grandes y medianas facilitan la cohesión entre colaboradores dando como resultado la sinergia entre los equipos. Y como punto de encuentro entre los colaboradores, tenemos todos aquellos espacios comunes que nos permiten descansos y dispersión, esto es kitchenette, salas meeting o coffee.

Hoy sabemos que se ha producido un giro en estas actividades, es un debido cambio temporal frente a esta emergencia de salud de nivel mundial. La interacción y el contacto son hábitos que por el momento debemos evitar y para ello, queremos destacar 3 grandes ejes que guiaran el camino de la prevención frente a esta situación de pandemia.

Más allá de cambios de infraestructuras o mobiliario, queremos calificar estos tres ejes como tres pilares conductuales, que pueden ser acompañados y ayudados de elementos físicos de prevención.

Estos ejes son: distanciamiento físico, reajuste en carga de ocupación, higiene y sanitización.

Distanciamiento físico

Mantener la distancia mínima de 1,5 metros entre compañeros, utilizando permanentemente la mascarilla de la manera correcta (tapando boca y nariz).

Sabemos que el tiempo de recreación y descanso son fundamental dentro de una jornada laboral, recomendamos crear turnos y espacios específicos en donde llevar a cabo estos encuentros, de esa manera despejaremos las vías de circulación y pasillos.

Reajuste en carga de ocupación

La creación de turnos semanales ha sido una opción para aquellos que aún pueden seguir trabajando desde sus hogares, turnando con el equipo dividido en grupos, en donde unos asisten a oficinas mientras que los demás continúan en trabajo remoto.

De este modo es mucho más sencillo llevar a cabo un distanciamiento físico eficaz.

Utilizar plataformas alternativas de comunicación como chat, videollamadas, pizarras y organizadores virtuales, son herramientas eficaces para continuar labores de manera ininterrumpida.

Higiene y sanitización

Crear un protocolo estratégico de entrada, salida y circulación nos permitirá crear puntos de sanitización. Cuando los colaboradores lleguen a su lugar de trabajo, como primera instancia es necesario sanitizar sus zapatos antes de entrar al lugar donde queremos mantener pisos limpios. Brindarles además, en ese punto de sanitización los implementos necesarios para la desinfección de sus artículos personales. Preferentemente este punto de acceso a la oficina, debe estar cerca de un baño para el correcto lavado de manos.

Cada día que pasa más y más empresas están volviendo a sus oficinas, superando este periodo de pandemia, que sin duda nos está dando muchos aprendizajes.