LA LUZ Y SU INFLUENCIA EN LA PRODUCTIVIDAD LABORAL

Inicio  /  LA LUZ Y SU INFLUENCIA EN LA PRODUCTIVIDAD LABORAL
LA LUZ Y SU INFLUENCIA EN LA PRODUCTIVIDAD LABORAL

¿Has percibido que en las primeras horas del día tus sentidos están mucho más despiertos y alertas? Tienes más fuerzas para subir las escaleras, si cae un lápiz de tu escritorio, probablemente lo recojas inmediatamente…pero ¿cómo sería si pasara durante la tarde?

Nuestro cuerpo contiene un gran reloj ubicado en un sector del cerebro llamado hipotálamo. Este reloj controla la mayoría de todos los ciclos circadianos de nuestro cuerpo, entendiendo que un ciclo circadiano es todo lo que nuestro cuerpo realiza durante el periodo de 24 horas.

Existen muchos factores que condicionan nuestro cíclico cuerpo, uno de ellos es la luz. La luz funciona como un indicador determinante para este reloj, que produce distintas hormonas según el color de esta.

Aparentemente todas las fuentes de luz son blancas, esto no es más que una adaptación que hace nuestro cerebro y que las cámaras fotográficas han replicado con la función “balance de blancos automáticos”, y la verdad es que la luz tiene distintos colores que pueden ser medidos como temperaturas de color (kelvin), que parten desde los 1800K (luz cálida cercana al color rojo) hasta los 16000K (luz fría cercana al color azul).

Ahora es cuando todo comienza a tener sentido y podemos entender el comportamiento de nuestro rendimiento según la hora del día.

Qué lindo son los atardeceres cuando el cielo se pinta de colores rojos y naranjos, es ahí cuando nuestro cerebro a través de la vista capta esta luz cercana a los 1800K y entiende que debe producir melatonina, la hormona que induce nuestro cuerpo al estado de somnolencia y sueño.

Existen muchos factores que condicionan nuestro cíclico cuerpo, uno de ellos es la luz. La luz funciona como un indicador determinante para este reloj, que produce distintas hormonas según el color de esta.

Mientras que en un día soleado y despejado podemos tener entre 6000K o 9000K, ese color blanco cercano al celeste le dice a nuestro cerebro que es pleno día por lo tanto nuestro cuerpo genera cortizol, una hormona capaz de mantener un estado de alerta incrementando el nivel de azúcar en la sangre.

Por esta razón es que durante el mediodía, es cuando nuestra sangre contiene mayor nivel de azúcar por lo tanto nos sentimos más activos y despiertos.